El porteñísimo barrio de Almagro cuenta con una nueva propuesta cultural. Podríamos preguntarnos qué le faltaba al barrio en este ámbito de su vida social y la respuesta más justa probablemente sea “casi nada”; sin embargo, quizás la pregunta correcta sea otra: por qué continúa siendo un territorio que eligen los agentes de la cultura para trabajar y desde allí irradiar hacia el resto de la Ciudad.

Mucho se podría conjeturar. Se podría hablar de su historia de barrio proletario, elegido ahora por un sector de la ciudadanía con afinidad por las actividades artísticas y culturales. Se podría mencionar también que está atravesado por tres arterias centrales (las avenidas Corrientes, Córdoba y Rivadavia) que administran el intenso tránsito citadino hacia el centro y luego de vuelta hacia a los suburbios. Efectivamente, su posición en el corazón de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sería una buena razón para gestionar proyectos culturales desde allí. La cuestión queda planteada, pero no resuelta. Quizás lxs chicxs del Espacio Cultural Almagro tengan una clave que no dé la respuesta.

Espacio Cultural Almagro

Un grupo de amigos que durante años transitaron la militancia política partidaria decidieron, a finales de 2019, volcarse a la gestión cultural con una propuesta novedosa que busca interpretar los duros tiempos políticos, sociales y culturales que atraviesa la ciudad ribereña, el país y la región. Para ellos, un centro cultural no debe limitarse a la administración eficiente de las actividades que realiza, antes bien debe trabajar para lxs vecinxs y procurar la mayor cantidad de vínculos que puedan alumbrar una comunidad.

Convocaron para llevar a cabo la tarea a la Agrupación Vecinal Manuel Dorrego y a la Asociación Civil El Ateneo, con quienes ya tenían un vínculo histórico de colaboración. Luego de meses de trabajo, cuando estuvieron en condiciones de abrir sus puertas, debieron enfrentar un imprevisto de dimensiones históricas y planetarias. En marzo de 2020, el Gobierno Nacional determinaba un régimen de cuidado de la salud pública que demoró la inauguración. Sin embargo, el espíritu solidario y la conciencia de su rol en la sociedad los llevó a prestar su espacio para compartir con lxs vecinxs más vulneradxs bolsones de alimentos y unas viandas calientes caseras que entregaron los sábados al mediodía durante los meses más duros del cierre de la vida económica y social.

Finalmente a fines de marzo de 2021 pudieron comenzar sus actividades. Hoy poseen una agenda de actividades a realizarse en la vereda, dedicada a la música, los eventos literarios y las artes escénicas; y una muy interesante propuesta gastronómica que llega de la mano de la gente de Dame Bola Comida Redonda. Asimismo cuentan con un espacio expositivo para que artistas plásticos y fotógrafxs puedan compartir sus obras. Quedará para más adelante la apertura de los talleres, cuando sea seguro y responsable reunirse en espacios cerrados.

El ECA retoma sus actividades

El grupo imagina que dentro de un tiempo, cuando su trabajo se haya afianzado en el circuito cultural porteño, el ECA puedan constituirse en una plataforma de lanzamiento para artistas y gestores culturales independientes, y sobretodo ser para lxs vecinxs de Almagro y sus adyacencias, un lugar donde congregarse y compartir experiencias.

Cuándo y dónde: de miércoles a domingos desde las 10 hasta las 19 h, en Lavalle 3946.

Escribir un comentario