Por María Belén Corso


Leer los poemas de María Belén es una gran ocasión para abrazar la ternura y devolverle la mirada.


Sueño I

Sueño en una tarde de verano
que el abejorro llega a mis piernas
que el dolor no existe
que el aguijón es dulce
que es verdad
que le hace tan feliz mi pierna
que oxigena la sangre
y se queda conmigo.


Una canción en la radio

Suena una canción en la radio

que te produce algo en el pecho

que no podés explicar

lo único posible es sentir

que Hermenegildo Sábat

cuando te dijo El piropo

sobre el aire que no te alcanza

tenía razón.

Esa mañana de invierno

llegaste de visita vestida de florcitas

y el Maestro

te vio, sonrió y habló.

La canción suena de noche

en el patio, mientras cenás con tu familia

no comprenden por qué

dejaste de cortar la pizza y quedaste inmóvil

vos tampoco ¿Cómo explicar?

Capaz algo similar sucede sin gravedad

lo dudo

me gusta creer que flotaría

acá no floto.

La insuficiencia ¿Qué será cardíaca?

Entonces, le susurrás a la abuela

que también es Maestra

-Te falta comida, hijita.

Volvés tu media atención a la pizza

no hay caso

abandonás el patio

entrás a la habitación

y decidís escribir.

Te peleás con vos porque prometiste

no regodearte en el desencanto

no provocar espanto.

Qué hermoso sería

que Sábat no tenga razón

en esta noche de verano

donde el amor está 

sentado alrededor de una mesa

pero yo no sé

por qué 

no logro comer.


El mensaje

Hubiera preferido cualquier cosa te juro
mirá, yo que promesas no hago
y al cielo poco pido porque sé que sí cumple
a su manera, claro
tergiversa deseos 
hace creer que la luna escucha 
teléfono descompuesto,
al sol algo le dice pero él orgulloso
escupe sobre los pies mojados de alguien
como yo, chiquita cuando el mensaje no llega;
es así, nosotras sufrimos de eso
cuesta hacernos entender.


Fe

Ya no reviso el correo con mayúsculo detenimiento
busqué la silla de lona y me vine al patio 
miro cómo las mariposas bajan y cumplen
con su fidelidad libadora, yo espero ¡qué verbo!
encontrarme sin preámbulos 
con la de ojitos celestes y manchas anaranjadas;
dicen que todas son espíritu, nunca ausencia
ya lo creo, acá aman y duermen, por siempre
yo las junto, en una cajita rosa
y les beso el ala izquierda
en un acto de Fe.


**María Belén Corso (Buenos Aires, 1993). Es Lic. en Artes Visuales, docente de Lenguaje visual en la UNA y cursa Gestión Cultural en la UNLaM. En 2019, ganó la beca creación del Fondo Nacional de las Artes con el poemario “Pétalo nocturno” (Ed. Alción en 2020 y Ed. Tipas móviles en 2021). El mismo año expuso junto al colectivo @mujeresquecortanypegan por motivo del 8M en Madrid y fue seleccionada en el Premio Jóvenes Grabadores en PANAL 361. Integra las antologías ‘Textos viajeros’ (Ed. Galiarte, 2020), ‘Calíope, Antología de mujeres poetas del conurbano’ (Ed. Lítica, 2020) y ‘Clímax’ (VULVA fanzine, 2020), entre otras.


Escribir un comentario