Ph: Melina Gómez

Por Mario Oliveri


Canoas de maderas, aferradas a un junco lateral.

La mirada dirige hacia otras canoas, allí nos observan.

Si yo supiese remar ganaría a la corriente,

y no tendría que llamarte, para que cruces tu canoa.

A mi vista, las burras negras sospechan de nosotros,

y entre primates se tiran mierda caliente.

Al frente de donde estamos ahora, sin canoas de maderas, 

aferradas al puertillo lateral, al otro lado de donde estuvimos.


Escribir un comentario