Ph: Agustín Roca


Aluperan comenzó en el año 2010 como un proyecto de escuela de circo en la Zona Oeste de la provincia de Buenos Aires. Hoy en día es un espacio de formación, investigación y difusión de artes combinadas.

Con un staff permanente de veinte docentes, Aluperan elige una dinámica de trabajo horizontal e inclusiva. Los roles dentro de la organización y las tareas a realizar se deciden en asambleas celebradas de forma mensual, ya se se trate de profesores a cargo de distintas clases, encargados y coordinadores del espacio. Así, los colaboradores del espacio encuentran en esta forma de gestión lugar para el intercambio de ideas y propuestas acerca de nuevas actividades en las que la escuela puede verse involucrada.

Pero el espacio no se estanca en una mera escuela que brinda clases de diferentes disciplinas, sino que se abre y expande como un proyecto colectivo que se nutre de las necesidades y las demandas de la comunidad tanto artística como barrial. Y ese es, quizás, uno de los desafíos que enfrenta el espacio: la visibilización. Hacer saber a la comunidad que existe un espacio artístico cultural que no solo brinda talleres sino que se construye como un lugar de pertenencia y contención.

La escuela tuvo sus comienzos en un club de la zona, un proyecto pequeño de dos jóvenes artistas con un espacio reducido y pocos recursos. En la actualidad cuentan con veinte talleres funcionando (que van desde las artes de circo, teatro, danza acrobática, artes visuales para grandes y chicos hasta talleres de oficios vinculados con el quehacer artístico) y el espacio se financia solo con la matrícula de los alumnos de cada uno de los talleres, además de prestar sus servicios como sala de teatro para que otros colectivos de artistas cuenten con el espacio para mostrar sus producciones. La escuela Aluperan cuenta, además, con un espacio de entrenamiento libre a la gorra. Dentro de ese espacio, los artistas pueden hacer uso consciente de las instalaciones y los elementos necesarios para cada práctica (el espacio cuenta con una sala de elongación acondicionada, un salón con espejo y piso de madera para bailarines, barra, telas, trapecios, clavas y un sinfín de elementos más).

Hace dos años, Aluperan decidió salir a la calle. Entendiendo que volver a habitar el espacio público es urgente y necesario, se llevaron a cabo las gestiones necesarias para poder habilitar la calle y llevar, eventualmente, todos sus talleres y espectáculos de forma gratuita a la comunidad, además de permitir el desarrollo de una feria de economía solidaria en la que pueden participar todos los vecinos que deseen hacerlo. 

En el contexto pandémico y debido al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, la escuela abre sus puertas de manera digital, adecuando sus actividades a los nuevos soportes sin perder el sentido de inclusión comunitaria que caracteriza al espacio. 

Aluperan hoy trabaja y se autogestiona, articulando en la Red de Espacios del Oeste, una agrupación de espacios culturales diversos que propicia la comunicación entre los espacios a la vez que debate formas de habitar, políticas concretas y leyes que protejan y amparen a los trabajadores de espacios culturales; y participan activamente en RECA – Red de Espacios de Circo Argentina.

Se impulsan, se recrean y se expanden, simplemente, porque “creen en el arte como plataforma y herramienta de transformación social”.


Dirección

Viamonte 160 – Ramos Mejía.

Redes y contacto

Fb: @aluperan 

Ig: @aluperan 

Te: 1160303279


Escribir un comentario